10 dic. 2012

Todo sobre los neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno


Según el calendario astronómico, en el hemisferio norte el invierno no comienza hasta el 21 de diciembre. Pero al menos en España el último frente siberiano que llegó esta misma semana cargado de precipitaciones en forma de nieve nos recordó la necesidad de viajar equipados con neumáticos de invierno o en su defecto con cadenas.

En este artículo trataré de ofreceros mi visión acerca de los neumáticos de invierno, su conveniencia o no en determinadas situaciones y comparar su funcionamiento y su rendimiento con el de las clásicas cadenas. En cualquier caso teneis abiertos los comentarios para preguntar cualquier duda al respecto de estos “grandes desconocidos” en España, dudas que trataré de aclarar en la medida de lo posible.

Neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno vs Cadenas

Al contrario de lo que muchos aún piensan, los neumáticos de invierno son legalmente un sustituto de las cadenas en el caso de que por una nevada la Guardia Civil exija el uso de éstas. De hecho desde hace unos años los fabricantes de neumáticos llevan a cabo una “cruzada” para asegurarse de que las autoridades dejan claro este término y evitar la confusión que existe en el consumidor.
Yo mismo tuve la oportunidad de probar la diferencia entre el uso de cadenas y neumáticos de invierno en una prueba comparativa con dos automóviles compactos, exactamente el mismo modelo, motor y tamaño de rueda, uno de ellos equipado con neumáticos convencionales (para todo el año) con cadenas y otro de ellos con neumáticos específicos de invierno.
Sorprendentemente sobre la nieve los neumáticos de invierno ofrecen un agarre muy superior a las cadenas, y eso se notaba especialmente al realizar una frenada intensa a poca velocidad (ej: 20 km/h) donde con las cadenas la distancia de frenado se podía alargar más del doble que con los neumáticos específicos de invierno.
Neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno vs Neumáticos convencionales

Por otro lado el comportamiento de estos neumáticos específicos sobre asfalto seco no es muy diferente del de unos neumáticos convencionales y en una frenada de emergencia las distancias son muy similares, con la ventaja de que los primeros ofrecen un mayor agarre a bajas temperaturas gracias a que el compuesto de goma empleado por los fabricantes está diseñado especialmente para trabajar en esas condiciones.
En nuestra prueba tuvimos la oportunidad de realizar una frenada de emergencia en una pista sintética mojada, su adherencia es muy similar a la de una placa de hielo en el asfalto. En este caso circulando a 40-50 km/h y pisando a fondo el pedal de freno la distancia de frenado de los neumáticos convencionales se podía alargar perfectamente el doble que con el uso de unos neumáticos de invierno.
La diferencia en condiciones reales al frenar sobre una placa de hielo ya sabreis cual hubiera sido. Mientras un vehículo equipado con neumáticos de invierno hubiera evitado un accidente o hubiera minimizado sus consecuencias, el otro equipado con neumáticos convencionales habría sufrido un grave accidente que en el mejor de los casos se hubiera saldado con numerosos destrozos en el automóvil.
Neumáticos de invierno

¿Merecen la pena?

Después de este análisis la conclusión es sencilla, en invierno lo ideal son los neumáticos específicos de invierno, sean cuales sean las condiciones del asfalto, ya que nunca sabes cuando te vas a encontrar una placa de hielo o una nevada. Pero evidentemente suponen un coste añadido sobre los ya de por sí caros neumáticos convencionales.
Mi opinión en este sentido es que la adquisición de un juego de neumáticos de invierno solo se justifica en muy pocos casos, sobretodo en aquellos conductores que viven en zonas donde nieva varias veces al año y normalmente hay temperaturas bajo cero, o aquellos conductores que acostumbran a viajar por zonas muy frías y nevadas.
Evidentemente para el conductor que únicamente tiene que sufrir un par de días al año la nieve, la solución de las cadenas sigue siendo la más económica, aunque repito que en invierno con nieve o sin nieve los neumáticos de invierno siguen siendo la opción más recomendable y segura.
Neumáticos de invierno

Dos cuestiones más

No tengo en mi mano datos concretos, pero según me han comentado los propios fabricantes de neumáticos, las gomas específicas de invierno sufren un mayor desgaste que los neumáticos de verano, ya que el compuesto utilizado en los primeros sufre mucho más cuando el asfalto tiene mayor temperatura. Evidentemente los neumáticos de invierno NO se deben utilizar en verano, ya que se degradan muchísmo más rápido que unos neumáticos convencionales.
Normalmente los neumáticos de invierno tienen homologaciones de velocidad máxima inferiores que los neumáticos convencionales. Por ejemplo, si tenemos un Porsche 911 Turbo o un Bentley Continental GT que con unos neumáticos de verano “Y” puede alcanzar los 300 km/h debemos entender que incluso con el asfalto en buenas condiciones los neumáticos de invierno (hasta donde yo sé) que mayor velocidad permiten son los Michelin Pilot Alpin “V” (específicos para deportivos), que soportan una velocidad máxima de 240 km/h.
Neumáticos de invierno
Por último decir que los distribuidores de neumáticos suelen ofrecer un servicio de “parking” gratuito de neumáticos para que dejemos guardadas las gomas de verano y montemos en nuestro coche las de invierno y viceversa, ya que no todo el mundo tiene sitio en casa para tener guardado un juego completo de neumáticos.
En fín, espero haber aclarado en cierta medida las principales incógnitas que existen sobre este tema y ya sabeis que cualquier duda que tengais al respecto trataré de resolverla en los comentarios de este mismo artículo.
Fotografías: Bentley, Chevrolet, Mercedes-Benz, Sköda, Volvo
En Diariomotor: El neumático, denominaciones, medidas y consejos de seguridad | Consecuencias de una baja presión de los neumáticos | Michelin Energy Saver

No hay comentarios:

Publicar un comentario